Bodegas Belondrade

BODEGAS BELONDRADE

La bodega Belondrade fue fundada en 1994, con la idea de trasladar las técnicas borgoñonas a la uva Verdejo. 
Fue durante ese año cuando Didier Belondrade, un francés enamorado de España, presentó un vino que revolucionó el mercado de los blancos españoles: el Belondrade y Lurton. Se trataba de un Verdejo fermentado y criado en barrica sobre sus lías, elegante, integrado, untuoso y que expresaba la complejidad que aportan los diferentes terruños. Su primera producción fue de 10.000 botellas, una cantidad que 13 años más tarde se ha multiplicado por ocho, reflejando el éxito de su filosofía.

En el año 2000, Didier planeó levantar en el municipio de La Seca (Valladolid), una espectacular, funcional y moderna bodega que fue construida por el arquitecto también francés Vicent Dufos du Rau. Un edificio que supuso un paso de gigante para el asentamiento de la marca y que preside el vasto paisaje castellano que se integra de la bodega, una de las obsesiones de Didier: el ensamblaje entre el producto y el terruño. El edificio se consagra además con frecuencia a actividades artísticas, como exposiciones de pintura o conciertos de música al aire libre, especialmente durante el verano.

Actualmente Belondrade cuenta con 30 hectáreas de viñedo propio, que está dividido en 19 parcelas. En general se trata de cepas jóvenes, y que no superan en ningún caso los 30 años de vida. En ellas se busca un rendimiento pequeño que permite el control de la producción para su posterior y minuciosa elaboración, donde radica el fuerte de los tintos y Verdejos de esta bodega vallisoletana, al más puro estilo de los más selectos vinos borgoñeses. Además, desde el inicio, el viñedo se trabaja de manera razonada y respetuosa con el entorno, lo que le ha servido para que en la actualidad la bodega se encuentre en proceso de certificación ecológica.

Bodegas Belondrade

Foto: Vista al viñedo y a la Bodega Belondrade.